Homenaje al cacahuete

by Ana Robert Estelrich

“En mi país, (Guinea Ecuatorial) el cacahuete es un ingrediente básico en la cocina junto a la calabaza, yuca, ñame, malanga…”

Mantequilla de cacahuete sin y con piel

Comparativa mantequilla de cacahuete sin y con piel

Así empezaba el correo de Cristina, después de habernos encontrado en la red.

Cristina buscaba información científica que avalara los consejos y comentarios sobre el cacahuete que le daba su abuela cuando era pequeña. Para mi emoción, Cristina me pedía esa información con base química explicada para los que no entienden de química, que es exactamente la filosofía de Oushia.

Inmediatamente pensé que, entre otros tantos contactos con lectores de esta página, la consulta de Cristina llegaba en el momento más oportuno. A punto de escribir el post número 100, ¿por qué no hablar del cacahuete y sus maravillosas propiedades al hilo del fabuloso relato familiar de Cristina?

“El cacahuete es una legumbre y no un fruto seco como muchos piensan.”

Deshecha esta confusión tan común, la leguminosa Arachis hypogaea, de la familia Fabaceae, comúnmente conocida como cacahuete, es un cultivo alimentario muy importante especialmente en todo el trópico y subtrópico del planeta. Es una de las legumbres más utilizadas en la industria de la alimentación. Debido a su valor nutritivo y sabor es un alimento muy popular, convirtiéndose en uno de los cultivos de semillas oleaginosas más importantes del mundo.

Los cacahuetes crecen bajo la tierra

Tallo con vaina

Arachis hypogaea es un género endémico de América del Sur. Su origen fue Gran Pantanal (en el Mato Grosso, Brasil) y también las laderas orientales de los Andes bolivianos. Todas las especies de este género son inusuales en comparación con otras legumbres: su fruto se produce debajo del suelo.

“Se consume generalmente en la cocina como alimento y su aceite creo que sólo lo usaba mi abuela pues lo sacaba del excedente de las cremas que hacía. Lo guardaba para los más peques de la casa que andábamos todo el día tirados entre barro, lluvia y polvo.”

Los cacahuetes tienen un alto contenido en lípidos que van del 47% al 50% y su efecto beneficioso sobre nuestra salud se debe principalmente a este perfil lipídico, más alto en grasas insaturadas que en saturadas. El aceite extraído del cacahuete mediante prensado en frío es el que tiene un mayor valor nutritivo, un aroma a nuez muy ligero y un color amarillo claro a oscuro.

Ensalada de germinados con topping de cacahuetes

Ensalada de germinados con topping de cacahuete

Este aceite no contiene grasas trans, ni colesterol y es bajo en grasas saturadas. Los ácidos grasos mayoritarios que lo componen son palmítico (16,0), oleico (18,1,ω9), ácido graso monoinsaturado -MUFA- y linoleico (18,2,ω6), ácido graso poliinsaturado -PUFA-. También contiene otros ácidos minoritarios como esteárico (18,0), araquídico (20,0), eicosenoico (20,1, ω9), behénico (22,0) y lignocérico (24,0). Es decir, el aceite de cacahuete contiene un 80% de ácidos grasos insaturados y el 20% restante de ácidos grasos saturados.

También es una fuente de compuestos naturales como los antioxidantes vitamina E, fitosteroles, escualeno, resveratrol y ácido p-cumárico, que son muy beneficiosos, cada cual por su razón, para la salud.

“El Cacahuete se consume mucho en todos sus estados (granos cocidos o tostados, en forma de cremas, forma de pasta, en postres con azúcar, salado, dulce, con pescado, con carne, con verduras…). En los países vecinos como Camerún, Libreville o Nigeria también se usa mucho”.

Leche de cacahuete

El cacahuete, la mantequilla de cacahuete y su aceite tienen potentes efectos reductores de lípidos y pueden actuar para reducir la inflamación, que es uno de los factores subyacentes de los mecanismos que desencadenan enfermedades crónicas -cardiovasculares…-. En realidad, su perfil nutricional único y sus componentes bioactivos están demostrando jugar un papel beneficioso en muchas áreas de la salud.

“Mi abuela decía que el cacahuete en casa solo se podía consumir en forma de crema espesa tras terminar de trabajar en el campo. Antes no porque quitaba fuerzas o debilitaba, decía que así se dormía mucho mejor.”

La crema espesa de cacahuete contribuye a desarrollar y reparar músculos, lo cual es especialmente importante después de un trabajo intenso. A la vez que su poder saciante ayuda al descanso.

La pasta de cacahuete aguanta años sin estropearse

“Las mujeres embarazadas estaban obligadas a comer cacahuete en sus primeros meses de embarazo, según mi abuela para que el niño saliera muy fuerte y con piel suave.”

Se ha comprobado que comer cacahuete durante el embarazo reduce el riesgo de alergia del niño debida a la acción de la inmunoglobulina (IgE) y otras anafilotoxinas del propio cacahuete. Un nuevo estudio sugiere que las mujeres embarazadas que comen cacahuetes o nueces son menos propensas que otras a tener un hijo con alergia a ambos alimentos.

Vainas frescas

“En la época escolar, y cuando no teníamos nada más para comer, nos daba una bolsita de cacahuetes con un botecito de agua. Nos decía que así se nos iría el hambre y mira que así era.”

Como alimento rico en proteínas y en grasas insaturadas, la mantequilla de cacahuete sacia durante mucho tiempo. Muchos de sus efectos biológicos positivos, están relacionados principalmente con su alto contenido en ácido oleico. Varios estudios han demostrado las propiedades únicas de este ácido graso y la importancia de consumirlo con frecuencia. Tiene una influencia positiva en los factores de riesgo cardiovascular, como son los perfiles lipídicos, la presión arterial y el metabolismo de la glucosa.

Cacahuetes garrapiñados

“El aceite lo usamos sobre todo cuando teníamos problemas con el cuero cabelludo (irritación) o el pelo estaba demasiado áspero. En mi infancia a parte del aceite de palma no necesité otra cosa que este aceite que nos dejaba la piel con reflejos propios de un espejo. Algunos amigos incluso llegaban a decirme que se podían ver a través de mi piel brillante.”

Las propiedades antinflamatorias y analgésicas del aceite de cacahuete ayudan a calmar la piel. Especialmente cuando se sufre molestias o picazón en condiciones de mucha sequedad. También ayuda a aliviarla de irritaciones y a reducir el enrojecimiento.

Por su alto contenido en vitamina E tiene gran poder antioxidante y combate el envejecimiento producido por los radicales libres.

Además, como buen emoliente, acondiciona la piel y hace que se vea y se sienta más suave, lisa y radiante.

Sus propiedades oclusivas le permiten actuar como una barrera que mantiene la humedad natural de la piel al tiempo que la protege contra factores externos como un clima hostil o secado por exceso de calor preservando la hidratación de la que hablábamos en ¿HUMECTANTES, EMOLIENTES, OCLUSIVOS?

“Es cierto que el cacahuete es muy popular en Asia, pero según lo que tengo entendido viene de América y se extendió a África en la época de la colonización donde tuvo muy buena acogida y se expandió muy rápidamente por las condiciones ambientales favorables en cuanto al clima. El cacahuete en mi país está muy presente e incluso las personas del umbral más pobre pueden vivir gracias a su venta junto al plátano, yuca y frutas de temporada los cuales venden normalmente de forma clandestina y a precios muy bajos para los grandes comerciantes o para restaurantes y bares.”

Desde el Mato Groso a África, la difusión del cultivo y consumo del cacahuete se ha hecho extensiva a todo el mundo, con una producción anual de unos 38 millones de toneladas. A su poder saciante y nutritivo, se suma un cultivo fácil y económico.

Ensalada de encurtidos

Y si en África se difundió con rapidez y pasó a ser un alimento básico en la dieta de numerosos países, en la actualidad, su cultivo y consumo se ha extendido ampliamente por regiones de Asia, África y Oceanía. También en Europa se consume, pero con carácter accesorio.

En una ocasión le escuche decir que era importante comer el cacahuete con su piel roja pero a día de hoy no he llegado a comprender porqué pues todo el cacahuete que se vende aquí en España prácticamente viene sin esa pequeña piel que la cubre.

 

Mantequilla de cacahuete sin y con piel

Aunque en Europa, los cacahuetes se acostumbran a consumir o naturales sin piel o tostados, desaprovechando el potencial de esta legumbre, estudios demuestran que la concentración de antioxidantes de la piel roja de los cacahuetes es mayor que en cualquier otra parte del cacahuete. Así, los cacahuetes con piel tienen mayor capacidad antioxidante que, por ejemplo, los arándanos. La piel del cacahuete tiene también un alto contenido en fibra. Además, añadir su piel a la mantequilla de cacahuete aumenta el contenido en nutrientes.

Cuán rica es la sabiduría popular, ¡cuánto sabía la abuela de Cristina!

Desde Oushia nos sentimos muy orgullosos de haber colaborado a la difusión de los emotivos relatos, la información entrañable y las preciosas fotos sobre el cacahuete. ¡Muchas gracias Cristina!

Bibliografía

Relatos y comentarios de Cristina

Critical Reviews in Food Science and Nutrition (2013): PHYSICOCHEMICAL CHARACTERISTICS, FUNCTIONAL PROPERTIES AND NUTRITIONAL BENEFITS OF PEANUT OIL: A REVIEW, Critical Reviews in Food Science and Nutrition, DOI: 10.1080/10408398.2011.644353

What’s In Your Skin Care: Peanut Oil https://blog.mariobadescu.com/peanut-oil-for-skin/

https://www.drweil.com/diet-nutrition/food-safety/whats-wrong-with-peanut-skin/

 

Te puede interesar también

2 comments

Avatar
Cristina 30 abril, 2020 - 12:23 am

Buenas noches Ana!!!
¡WaaaW!
¡Qué felicidad más grande Ana! ahora mismo no sé que decirte, estoy sin palabras :-)) Cuántas cosas bonitas tiene mi querido Cacahuete y qué bonita me las has puesto. Qué bonitas quedan las fotos entre tanta información tan valiosa ( te digo que ni las reconozco, lucen mucho mas bonitas jajajaja) . Qué bonita y sabia era mi abuela con sus consejos e indicaciones…ahora mismo siento un poco de pena por no tener referencias de todos los usos y conocimientos que ella sabía y no nos pudo dejar como legado porque la lista es bien larga y tu articulo (este articulo) es el comienzo de una etapa que me gustaría poder seguir para averiguar propiedades y componentes, químicamente hablando, de otros tantos alimentos como: frutos, verduras, plantas, semillas, legumbres y muchos más que han formaron parte de mi infancia y que a día de hoy por circunstancias me he desligado un poco de ellas (Hojas y tubérculos de yuca, aceite de palma, cacao, Ocra, ñame, malanga, calabaza…etc.etc.)
Gracias por ofrecerte a escribir el articulo sobre el Cacahuete y hacerme partícipe de ello, de verdad que estoy super emocionada.
Me tiembla hasta el pulso al escribir ahora mismo de la alegría que tengo, no sé, es una sensación muy rara (de bonito ) que hacía tiempo no experimentaba, es como si estuviera soñando.
No tengo suficiente para agradecerte el trabajo y tu bondad al poner un poco de mí en tus textos e imágenes.
Ahora puedo hablar del cacahuete con propiedad para intentar concienciar a mi gente sobre él, que sepan que es un alimento super valioso y muy nutritivo para que se dejen de tanta Hammburguesa , patata frita y pizza 🙂
De verdad, es lo mejor que me podía haber pasado, un regalo que me haces en medio de tanta confusión en el que nos encontramos en estos momentos.
Me encanta el articulo, y con tu permiso, voy a compartirlo entre mis grupos de redes sociales , familiares y amigos, en parte para que conozcan la gran labor que haces es este espacio que es compartir sabiduría para gente que como yo estamos cada día buscando información de calidad con bases científicas y beneficiosos para nuestro armazón llamado cuerpo. ¡Has hecho que me vuelva a enamorar del cacahuete!
Gracias, gracias, gracias!!
Un honor que formes parte de unas de mis personas favoritas en la tierra 🙂
Un abrazo enorme enorme Ana.
Hasta pronto!!! Muaaaackkk!!

Reply
Ana Robert Estelrich
Ana Robert Estelrich 4 mayo, 2020 - 12:01 pm

Hola Cristina
Me hace muy feliz que te haya gustado este artículo que hemos escrito a medias entre tú y yo, junto con la información de tu abuela.
Todos hemos aprendido mucho sobre el Cacahuete y seguiremos aprendiendo sobre él porque tu abuela y tú nos habéis despertado la curiosidad. Ahora ya nos lo comemos siempre con su piel roja 😉
Las fotos eran muy bonitas y han quedado preciosas. Todos esos platos que tú has preparado parecen deliciosos y, gracias a tus recetas, los probaremos también.
Me parece muy buena idea que sigas investigando sobre los alimentos de tu infancia. Creo que es fundamental comer lo que tenemos en la cercanía y eso se ha perdido mucho debido a la globalización. El aceite de palma, por ejemplo, que tan mala prensa tiene, ha sido fundamental para el desarrollo de muchos países cercanos al ecuador mundial. Por supuesto, desde Oushia queremos seguir tus investigaciones y colaborar al máximo en ellas.
Claro! Comparte el artículo entre tus familiares, amigos y redes. Nos encantará saber sus opiniones y que nos lleguen sus comentarios.
Gracias a tí Cristina por habernos ofrecido esta posibilidad de escribir el artículo juntas. Se ha convertido en un artículo 100 memorable!
Un fuerte abrazo
Ana

Reply

Leave a Comment

Acepto la política de privacidad *